Encontrar tu propia voz

Publicado por Silvia Marquez en

Encontrar tu propia voz

Silvia Anel, pintora, docente y directora de Espacio para el Arte,  reflexiona sobre su experiencia pictórica y proceso creativo en el mundo del arte. 

«Es verdad que el oficio de pintora hace que sin ser consciente adquieras un método para expresarte, pero, ¿qué es pintar, más allá de copiar o interpretar una imagen? 

En una sociedad saturada de imágenes parece difícil encontrar nuestra propia voz, ya que estamos rodeados de estímulos visuales y de mucha gente intentando crear algo. Pasamos de una imagen a otra, de una sensación a otra, perdiendo así capacidad perceptiva y analítica debido a la abundancia de información visual y de estímulos a los que estamos expuestos. Cuesta aislarse y reconocer nuestra propia identidad. En mi opinión, tiene que existir un trabajo de introspección y conexión con tu proceso creativo y con las técnicas a utilizar. 

A mí me interesan distintos estilos, reconozco una buena obra, pero eso no implica que yo quiera imitarla. Probablemente me inspire,  pero si algo no es golpeado dentro de mí sería impostado reproducirlo porque no nace de mi necesidad interior ni de mi proceso evolutivo. Simplemente hay una observación y admiración hacia lo verdadero que el artista proyecta. Creo que es fácil darse cuenta cuando una obra tiene la verdadera autenticidad de quien lo expresa. La obra suele ser un reflejo del artista. Por mucho que copies, si no lo sientes, nunca se percibirá como lo que yo considero auténtico. 

Una buena mancha o un buen comienzo para mí es clave. Dejarse fluir, relajarse, quitarse ansiedad y expectativas, avanzar, confiar en uno mismo y tener un proceso íntimo con la obra. Enfrentarte a lo que tienes dentro, sea «bello» o no. Pintar es dialogar a través de la pintura conmigo misma, independientemente de los resultados estéticos. Mi único fin es expresarme de forma inconsciente y agarrarme a lo que leo en mi obra. Paso del inconsciente al consciente. Pintar para mí, es un acto de fe. Con el tiempo confías y sabes que algo saldrá de lo que estás haciendo, confías en el resultado, en cómo manejar una tela y los colores, porque es algo empírico. Asimismo, hay obras que nacen muertas y sin vida, y esas hay que desecharlas y no empeñarse en caminar en una dirección equivocada. 

A veces no estamos preparados para dar un salto o cambiar el estilo de lo que estamos haciendo y hay que ir poco a poco (es un cambio interior), hasta que verdaderamente ya no te sirve la misma pincelada que la de ayer; y buscas otras soluciones porque ya no funciona o si funciona puede convertirse en “truco“ o en un recurso ya explotado. Personalmente, en lo que podemos denominar ‘pintura de conocimiento personal’, no me sirven ni trucos ni recursos ya utilizados. Por tanto, mi proceso creativo se basa en la búsqueda de nuevas soluciones constantes. 

Cuando era joven conocí y frecuentaba a Mario Merz y Marisa Merz en Milán, artistas muy reconocidos en el panorama mundial. Un día le pregunté a ella, artista sensible, inteligente e íntima, si había encontrado su camino en el arte. Me expresó inmutable que no lo había hecho,  y era considerada ya de las grandes. Esa conversación, me dio la esperanza, a los veintiocho años, de seguir buscando mi camino y a día de hoy lo sigo haciendo. Buscar nuestra propia voz en la pintura es labor de toda una vida, por eso mismo no hay que dejar de hacerlo porque estamos en constante cambio.»

Categorías: Uncategorized

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button